En esta pequeña localidad alicantina nace cada día la luz y la aventura. Los hermosos lugares que rodean a este pueblo marinero hacen que Altea sea uno de los rincones preferidos por la gente que busca el relax y la tranquilidad.

Atardecer en Altea

Atardecer en Altea

Este paraíso al que me refiero no es otro que un simpático pueblo situado en el corazón de la Marina Baixa. Aquí se puede disfrutar casi todo el año de una primavera prolongada, que sólo se interrumpe con la llegada de la estación estival, aunque sin apenas notarse un gran cambio.

Genuino  lugar de pescadores, rodeado por la Sierra de Bernia, de 1128 metros de altitud, Altea es uno de los lugares más hermosos de esta parte del Mediterráneo, cuya huella morisca salta a la vista en cada rincón que visitamos.

Calles del casco antiguo

Calles del casco antiguo

La historia de este lugar se remonta siglos atrás, y está marcada por las diferentes civilizaciones que por ella pasaron, sobre todo por la de los antiguos griegos, ya que al parecer el nombre de Altea proviene del griego Altahia, que significa «yo curo». Como se encuentra junto a la desembocadura del río Algar, cabe pensar que se trataba de un lugar estratégico, tanto para el tema medicinal como el de salud.

Paseo Marítimo

Paseo Marítimo

Las calles del casco antiguo de Altea descienden lentamente hacia el mar, y las pequeñas casas pueblerinas, encaladas de toda la vida, hacen de este pueblo un sitio tranquilo y óptimo para el descanso vacacional, así como también el paraíso para el retiro de muchos jubilados que han encontrado aquí un verdadero paraíso.

En todo el pueblo se respira una atmósfera de pueblo marinero

En todo el pueblo se respira una atmósfera de pueblo marinero

Altea ha sido conocida durante años como el pueblo de los artistas, ya que aquí han buscado refugio, desde tiempo atrás, sobre todo a mediados del siglo XX, entre los años 70 y 90, pintores, diseñadores, escultores, ceramistas y  escritores venidos de todos los rincones del mundo, tales como los pintores alemanes Eberhard Schlotter y Jens Rusch, y artistas y escritores españoles tan conocidos como Marisol, Antonio Gades, Rafael Alberti, Vicente Blasco Ibáñez, Benjamín Palencia…

Altea, pueblo de artistas (galería del pintor alemán Benno Treiver)

Altea, pueblo de artistas (galería del pintor alemán Benno Treiver)

A la orilla del mar está su puerto pesquero y el deportivo Club Náutico de Altea, y junto a ellos el Mediterráneo, casi siempre tranquilo por estos lares. Y como es de suponer, muy cerca de aquí, su Paseo Marítimo, de reciente ampliación, que se prolonga desde el puerto hasta el antiguo pueblo de pescadores, con todo tipo de tiendas, cafeterías, bares y restaurantes con terrazas veraniegas. Cuenta también con un popular mercadillo callejero que es uno de los más famosos de la Costa Blanca, el cual se celebra todos los martes en la explanada que hay detrás del campo de fútbol.

Playa. El mar es aquí de un azul intenso

Playa. El mar es aquí de un azul intenso

Bares y terrazas junto al Paseo Marítimo

Bares y terrazas junto al Paseo Marítimo

Volviendo a su casco antiguo, decir que en lo más alto de este pueblo está la Plaza de la Iglesia, y que es el corazón que da vida a todo Altea. Un viejo pueblo encaramado en un cerro al que se asciende por cuestas empinadas y pequeñas callejuelas, la mayoría en escalera, que se cruzan hasta alcanzar el punto más alto desde cuyo mirador se vislumbra la comarca de La Marina, incluyendo el Peñón de Ifach y la vecina Benidorm. El lugar es también el punto de reunión por excelencia de todos los que visitan Altea, así como el punto de partida de un paseo que inevitablemente llega hasta la calle principal del pueblo, conocida como Paseo del Conde de Altea, en donde se encuentra el propio Ayuntamiento Municipal.

Hacia la plaza de la Iglesia

Hacia la plaza de la Iglesia

Texto y fotos de Rafael Calvete

DÓNDE COMER

En el centro de Altea se encuentran, junto al Paseo Marítimo, infinidad de restaurantes y tascas donde poder comer, tal es el caso de “Ca Jaume”, “Frontón Playa”, “Tuti Frutti”, “Xeito”, “Racó de Toni”, “Darsena”, “Opera”, “Que Rico”, “Fusión”, “La Caldera”, “La Table”, «El 21», “Diferens”, «El Patio», «Il Timone», “Sabor”, “Penelope”, y el restaurante del propio Club Náutico. Todos  situados al final del Paseo Marítimo, en la carretera de la costa que conduce a Albir, y en la calle Sant Pere.

El pescado es uno de los platos característicos

El pescado es uno de los platos característicos

En lo alto del casco antiguo abundan los restaurantes especializados. Entre los más concidos: “La Costera», «L’Obrador», “Oustau”, “Nica”, “Els Artistes”, “Casa Vital”, “L´airet d´Altea”, “El Negro”, “Claudia”, “Stromboli”, “La Forcheta”, “Da Vinci”, y “El Canonge”.

Para tomar una copa recomiendo mi bar favorito, “La Mascarada”, donde sirven las mejores “Aguas de Altea”.

DÓNDE DORMIR

Podemos encontrar todo tipo de alojamientos que van desde los tradicionales hoteles de diferentes categorías hasta los apartamentos y casas rurales. Los más recomendados son el Hotel «Cap Negret»  de 3 estrellas, situado sólo a 2 kilómetros de la población (www.hotelcapnegret.com); el Hostal «El Trovador» de 2 estrellas*, situado muy cerca del anterior (www.hostaleltrovador.com); el Hotel SH Villa Gadea, de 5 estrellas, (www.sh-hoteles.com/es/hotel-altea-villa-gadea-5-estrellas.html). Ya en pleno centro se encuentran el “Hotel Altaya» de 2 estrellas (www.hotelaltaya.es), en el Paseo Marítimo; el “Hotel Tossal d´Altea” de 4 estrella (www.hoteltossalaltea.com) cerca del casco viejo; el “Hotel con encanto Abaco Inn” (www.abacoinnaltea.com); el “Hotel La Serena” (www.hoteleslaserena.com); y el “Hotel Pierre & Vacances Premium Altea Hills” (www.hotelpierrevacances-alteahills).

ALREDEDORES DE ALTEA

Propongo un par de itinerarios de corta duración, aunque de un gran interés turístico.

El primero conduce a Castell de Guadalest, un hermoso pueblecito ubicado en lo alto de la montaña, a mitad de camino entre Altea y Alcoy. Hasta aquí se puede ir por dos caminos  diferentes: uno que atraviesa Altea, con dirección a La Olla y Altea la Vella, y que pasa por Callosa d’en Sarriá, situada a 14 kilómetros de distancia por la carretera A‑150, y otro que cruza el casco viejo de Altea y que pasa por La Nucía y Polop, y que también nos conduce hasta Callosa. Una vez aquí  podemos continuar por la C‑3313 con dirección a Alcoy, hasta llegar a los pies de la Sierra de Almedia, donde pronto se divisa el Castell de Guadalest, un bello pueblecito de origen árabe, que está en lo alto de una montaña rodeado por las murallas del Castillo de San José, y a donde se accede caminando desde la plaza del aparcamiento. Desde este punto se divisa el embalse de agua potable que abastece a esa parte de la Marina Baixa. Además, en el camino, es posible detenerse a comer en alguno de los restaurantes de carretera, como el que existe en Vall de Guadalest, que además de poder comer y descansar se puede visitar su museo de vehículos históricos, coches y motos clásicas, que tiene Ricardo, su propietario. Una vez en Guadalest se recomienda visitar el Museo Etnológico, así como el Museo Max de miniaturas.


Ver mapa más grande


La otra opción es bordea la Sierra de Bernia, por la parte occidental para finalizar en Pego, un pueblo con una vista magnífica de la Marina Alta. Una vez en  Callosa d’en Sarriá, girar a la derecha por la carretera comarcal C‑3318, con dirección a Pego, que está a 44 kilómetros de aquí. En cuanto se sale de esta población pronto aparecen señaladas las famosas Fuentes de Algar, donde nace el río que lleva su nombre, y donde también podremos refrescarnos o bañarnos si el tiempo lo permite. Un poco más adelante está Tarbena, situada a 11 kilómetros de Callosa, y desde aquí a sólo 15 kilómetros se llega a Parcent. Esta carretera tiene pequeñas curvas aunque se va haciendo más agradable según se va cogiendo altura. La vuelta desde Pego la podemos hacer por Parcent y visitar sus bodegas, para continuar hasta Xaló (Jalón) donde también existen bodegas que merecen la pena. Desde aquí iremos a Bernia para coger la nacional o la autopista de regreso.