De hecho, Aviñón se erigió durante todo un siglo como la sede del cristianismo occidental, también conocida como la segunda Roma. Y es que el clero halló en esta pequeña localidad un retiro de paz alejado de las intrigas de la capital italiana. Este período de fervor durante la Edad Media delineó la estructura monumental que compone la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, además de ser el origen de los Chateauneuf du Pape. Los papas instalados en la provenza cosecharon vid para abastecer a la región de una sangre de Cristo que ha alcanzado fama mundial.

Bodega en Aviñón

Bodega en Aviñón

En Aviñón, el encanto histórico y su gastronomía de carácter conforman una combinación difícil de rechazar. El primer gran atractivo que el viajero se encuentra al llegar son las murallas que rodean todo el perímetro de la ciudad. Fortificada a lo largo de los siglos, la ciudad de intramuros desprende la armonía atemporal que caracteriza a las urbes medievales. Ya en el interior, el Palacio de los Papas presume con orgullo de ser el palacio fortaleza gótico más grande del mundo. La residencia de Clemente V y VI, Urbano V e Inocencio VI no escatima en obras de arte y en habitáculos, tanto es así que para ver al completo la infraestructura hay que invertir medio día.

La ciudad intramuros sorprende por su monumentalidad

La ciudad intramuros sorprende por su monumentalidad

Palacio Papal

Palacio Papal

Otra de las construcciones de interés de la localidad es la que une las dos orillas del Ródano. El puente de St Bénezet fue construido por “mandato divino”; es por ello que posee una capilla en sus inmediaciones en la que los viajeros rezaban cada vez que cruzaban el río.

Siguiendo la estela de las construcciones religiosas, tras el Palacio Papal, la Catedral de Nuestra Señora de Aviñón es otra de las grandes atracciones de la localidad. De estilo románico, esta sede sagrada data del siglo XII y es un claro ejemplo del esplendor de su patrimonio. Pero si hay un momento en el que la ciudad luce radiante es cuando se celebra su festival de teatro, que tiene como único objetivo acercar el el arte al público. Los artistas inundan de actuaciones tantos las calles como los teatros de la ciudad, creando una atmósfera única.

Festival de Teatro

Festival de Teatro

 

 

 

guia3

CÓMO LLEGAR

Si bien es verdad que Aviñón es una ciudad pequeña, también es cierto que posee muy buenas conexiones con otras ciudades de Francia como Marsella, Nimes o Montpellier e incluso de España, a cuatro horas en tren de Barcelona y en torno a seis si se va en autobús. La línea de alta velocidad te permite llegar a París en algo más de dos horas y media y a Lyon en una hora.

Además desde que se llevó a cabo la liberación del mercado llegar a Aviñón es mucho más asequible; ahora existen nuevas líneas de autobuses que operan en la zona, tal y como se puede ver en el mapa de GoEuro.

mapa

GASTRONOMÍA

Y entre tanta cultura y belleza el apetito aumenta. Nadie debe marchar de la Provenza francesa sin degustar algún plato típico como el Gardianne de taureau. Tanto el toro como el caballo son carnes muy presentes en la gastronomía gala. Este delicioso guiso hecho con vino y verduras aglomera todo el carácter de la región. En Aviñón existe un gran número de restaurantes y braseries especializadas en la comida provenzal, como por ejemplo Christian Etienne o la Cuisine de Reine.

DÓNDE DORMIR

Y no hay que olvidarse de descansar para exprimir al máximo la experiencia. Los hoteles son de gran calidad y, por consiguiente, de precios altos, sobare todo los que se ubican cerca del Palacio de los Papas. Si el presupuesto es más ajustado, existe una gama de hoteles de dos estrellas con los precios más competitivos, o irse a pernoctar a la periferia donde se encuentran los hoteles de las grandes cadenas como Fórmula 1 o Etap.