Piensa en el Siq de Petra, el estrecho desfiladero que conduce a la entrada principal a la antigua ciudad. O en los paisajes rocosos del Gran Cañón de Colorado, si te resulta más cercano. Ahora imagina que el valle estuviese bañado por un río y pudieses nadar tranquilamente entre sus acantilados. Sería perfecto, ¿verdad? Pues este idílico paraje existe a orillas del Mar Muerto.

Foto: Dany Morales

Foto: Dany Morales

Se trata de la reserva biosfera de Mujib, en Jordania, una profunda garganta situada entre las montañas de Karak al norte y Mádaba al sur, alcanzando una altitud de 900 metros. Su enorme desnivel la adentra en la costa este del Mar Muerto, a 410 metros por debajo del nivel del mar, lo que la convierte en la reserva a menor altura del mundo.

El terreno es espléndido para hacer barranquismo. Una aventura magnífica con unas vistas espectaculares. Existen varios itinerarios según la dificultad y el recorrido. Tres de ellos (Siq Trail, Canyon Trail, Malaqi Trail) son acuáticos, aunque solo están abiertos del 1 de abril al 30 de octubre. El otro (Ibex Trail) es terrestre y se puede recorrer todo el año.
El Siq Trail es el itinerario acuático más accesible, apto para todos los públicos. Consiste en avanzar por el río Mujib (Seil el-Mojib) hasta llegar a una gran catarata que limita el recorrido.

Foto: Dany Morales

Foto: Dany Morales

De subida, nadar a contracorriene. Para ello se dispone de unas cuerdas que facilitan los desplazamientos. También es necesario escalar algunas rocas cuando el desnivel es mayor. Por eso es recomendable hacer la ruta acompañados de un experto que se conozca el territorio.

Foto: Dany Morales

Foto: Dany Morales

Existen dos tarifas: el tiquet sencillo (20 JD), que permite la entrada al Wadi Mujib, y el tiquet contratando un guía (35 JD). Si bien el itinerario está considerado “fácil-moderado”, no está de más optar por la segunda opción e ir más tranquilos. Con la seguridad de poder llegar hasta el final.

Aunque la excursión en sí podría durar un par de horas, merece la pena detenerse en cada rincón y admirar la belleza del lugar. Bañarse en los tramos de mayor profundidad, descansar con la cabeza bajo las pequeñas cascadas o dejarse llevar por la fuerza del río de bajada. Resulta imposible no sentirse insignificante alrededor de los altos desfiladeros de roca. Maravillarse con su virgen ecosistema.

Foto: Dany Morales

Foto: Dany Morales

En definitiva, el Wadi Mujib es un punto destacado del viaje. Una actividad de parada obligatoria de camino al Mar Muerto. Ineludible como Petra o el Wadi Rum. Se encuentra a 125 km de Ammán y a 260 km de Aqaba. Es recomendable acercarse en vehículo privado ya que no existe transporte público y el taxi puede resultar más caro.

RECOMENDACIONES

  • Vestir ropa cómoda, bañador y escarpines para escalar por las rocas con comodidad.
  • Puesto que el itinerario más habitual (Siq Trail) es acuático, llevar cámaras resistentes al agua para poder fotografiar sin peligro.
  • Dejar la mochila en el Centro del Visitante para cambiarse de ropa una vez acabada la actividad.
  • Llevarse un bocadillo para desayunar o comer, puesto que no hay restaurantes cercanos a esta zona.