foto 10

Hace ya muchos años que soñábamos con Natalia en viajar a Borneo. Ambos asociábamos este exótico destino con grandes aventuras vividas por grandes exploradores.

Natalia en el embarcadero a punto de subir a la lancha

Natalia en el embarcadero a punto de subir a la lancha

Eduard. Todo está en orden para comenzar la aventura

Eduard. Todo está en orden para comenzar la aventura

Borneo, con su forma de enorme gota de agua de aspecto irregular, se encuentra a caballo del ecuador, entre el sudeste asiático y Australia. Es la tercera isla más grande de la Tierra. Políticamente está dividida entre Indonesia y Malasia, con la diminuta nación de Brunei encajonada en su costa Noroccidental.

Ecológicamente, la isla de Borneo es uno de los tesoros biológicos más importantes de la región indo-malaya y uno de los lugares clave de la Tierra por lo que respecta a la biodiversidad.

Borneo alberga más variedades de aves de las que pueden encontrarse en Europa y tantas especies de mamíferos como las que viven en todo el continente australiano. La selva que mantiene esa abundancia de vida tiene las estatura de una inmensa catedral. Los árboles más altos de la selva tropical de Borneo se elevan hasta una altura de 70 metros. Son los llamados emergentes, que extienden sus ramas por encima del ondulado techo de la bóveda de la selva. Pues bien, allí se balancean, colgados de las ramas, solitarios orangutanes y bandas de gibones, cuyos diáfanos y gorgoteantes gritos resuenan en la selva al amanecer. También hay monos narigudos con un hocico colgante y parcialmente palmípedos…

Navegando por el río Sekonyer

Navegando por el río Sekonyer

Con todos estos datos ¿Cómo no tener a Borneo en nuestra agenda viajera? Nuestro destino: Tanjung Puting, una zona irrigada por los ríos Kumai y Sekonyer en la cual sobreviven algunos de los últimos ejemplares de orangután existentes en el mundo. Nuestra mayor ilusión es estar cerca de ellos, tocarlos… Y, por qué no, abrazarlos. Ahí va una muestra de nuestro viaje inolvidable.

Río Sekonyer. Hora de cenar

Río Sekonyer. Hora de cenar

Disfrutando del paisaje

Disfrutando del paisaje

Durante la travesía es fácil toparse con monos narigudos

Durante la travesía es fácil toparse con monos narigudos

Con la ayuda de un buen guía, exploramos la jungla

Con la ayuda de un buen guía, exploramos la jungla

La recompensa nos espera a final con el encuentro con juguetones orangutanes

La recompensa nos espera a final con el encuentro con juguetones orangutanes

foto 9

Despendida. Final de viaje

Despendida. Final de viaje

VER VÍDEO:

Por Natalia Vendrell y Eduard Lloreda

MÁS INFORMACIÓN: http://espirituviajero.com/borneo-indonesia-el-ultimo-refugio-del-orangutan/