El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Catalunya en Miniatura: Emulando a Gulliver…¡y a Tarzán!

Camino de su 30 aniversario ­–primavera de 2013-, el mayor parque de maquetas de Europa se reinventa y ha adquirido una nueva dimensión lúdica al hermanarse con un parque aéreo forestal: el ‘Bosc animat’. Un lugar ideal para pasar una jornada familiar activa y cultural: primero saltando de árbol en árbol y luego admirando los principales monumentos de Catalunya en un plácido paseo. Todo ello, a tan solo 13 km de Barcelona, en Torrelles de Llobregat, donde Gulliver os espera con los brazos abiertos. ¡Bienvenidos a la diversión!

“Papá, papá ¿puedo tocar a Colón?”, le pregunta la pequeña Judit a su progenitor. Este, controlando por el rabillo del ojo para que nadie le llame la atención, la alza en brazos y le dice: “Bueno, pero ve con cuidado”. Y la niña, feliz por ponerse a la altura de aquel ‘gigante’ que había visto inalcanzable al pasear por las Ramblas barcelonesas, dirige su dedo índice hasta rozar el del Descubridor, señalando las Américas. Una ingenua acción llena de ternura que recuerda a la de E.T. y Elliot en el inolvidable filme de Steven Spielberg.
Esta no es más que una de las mil entrañables anécdotas que se viven a diario en ‘Cataluña en Miniatura’, un parque temático de maquetas construido en la pequeña localidad de Torrelles de Llobregat, a 13 escasos kilómetros de Barcelona. Un ‘Liliput catalán’ por el que han pasado muchas generaciones en sus casi 30 años de vida. Y es que fue en mayo de 1983 cuando el mismísimo presidente de la Generalitat de entonces, el honorable Jordi Pujol, puso la primera piedra de un complejo lúdico-cultural que cobraría vida apenas dos meses más tarde, en julio, a imagen y semejanza de otros parques europeos de reconocido prestigio como Madurodam (Holanda), Mini-Mundus (Austria), Mini-Suisse o Mini-Italia.

Esta adaptación catalana de los citados parques, declarado de Interés Turístico Nacional, nos remite inevitablemente a un mito de los cuentos de aventuras, Gulliver, aquel personaje creado en el siglo XVIII por la imaginativa pluma del irlandés Jonathan Swift, que tan pronto se sentía enano entre los gigantes de Brobdingnag como gigante en el país de Lilliput. Quizá por ello, los creadores de ‘Cataluña en Miniatura’ adoptaron acertadamente como mascota a Gulliver, cuya inconfundible figura da la bienvenida a un parque que acoge en su seno, a escala reducida (1:25), las principales señas de identidad de las cuatro provincias catalanas y sus respectivas comarcas. Un microcosmos donde los niños juegan a ser mayores entre decenas de maquetas que recuerdan a sus casitas de muñecas… y los mayores se divierten como niños inmortalizando en fotos a sus entrañables ‘locos bajitos’, convertidos temporalmente en pequeños gigantes.

Pero ‘Cataluña en Miniatura’ plantea una paradoja: pese a su aparente grandeza, que la convierte por su extensión en el mayor complejo en miniatura de Europa, es capaz de condensar en apenas 25.000 metros cuadrados los 32.000 kilómetros cuadrados que integran la superficie total de Cataluña. Gracias a ello, en apenas unas horas de ameno y serpenteante camino, cualquiera es capaz de descubrir de un vistazo -y recrearse en ello si lo desea- lo más representativo de esta comunidad autónoma.

INICIO DEL RECORRIDO

En este fugaz periplo por Cataluña, que arranca en las comarcas de Girona para continuar por las de Barcelona, Tarragona y Lleida, cualquier visitante puede pasarlo en grande contemplando todo tipo de edificios y monumentos. Hay catedrales, las de las cuatro provincias catalanas. También los más prestigiosos monasterios, como el de Poblet, del siglo XII, cuya maqueta la realizaron tres artistas y emplearon unas 2.000 horas, o el de Santes Creus, ambos obras maestras del Císter catalán; o el de Sant Pere de Rodas, del siglo X, auténtica atalaya sobre el Ampurdán daliniano, muy cerca de Cadaqués. Pueblos que, rigurosamente restaurados, conservan toda su belleza de antaño, como el de Rupit (comarca de Osona).

Castillos como el medieval de Cardona (Bages), hoy día reconvertido en parador nacional. Puentes de gran solera como el medieval de Besalú (Garrotxa), el románico de Vic (Osona), el colgante de Amposta (Montsià) o el del Diablo, en Martorell (Baix Llobretat). Acueductos como el romano de Tarragona. Estaciones de tren como la de Mataró (pionera del ferrocarril en España), la de Igualada, o la de Lleida. Lagos como el de Bañolas. Ríos como el Ebro, el Fluvià o el Ter. Puertos como el de Barcelona o el de Sitges. E incluso una estación de esquí, la del Port del Comte (Lleida). Y también algunas curiosidades, obra y gracia de entidades y empresas que han colaborado con el parque como sedes de periódicos (El País, El Periódico de Catalunya, o La Vanguardia), la fábrica Chupa Chups (Baix Llobregat), prestigiosas cavas de Sant Sadurni (Codorniu, Rovellats, Blancher) o la comissaria de Mossos d’Escuadra.
De todos los lugares, Barcelona, cómo no, es el que se lleva la palma, con un total de 41 maquetas, más del 25 % del parque. Ellas hacen referencia explícita a edificios y rincones tan significativos como el Parlamento de Catalunya, el Ayuntamiento, el Palacio Real, Correos, el monumento a Colón, las Ramblas, el cine Comedia, la estación de Francia, etc.

150 MAQUETAS EXPUESTAS

Hay 150 maquetas expuestas de las cuales solo cuatro no pertenecen a territorio catalán: La catedral de Palma de Mallorca (Baleares); el Capricho-Palacio de Comillas (Cantabria), pequeña residencia de verano cuyos planos fueron dibujados por Gaudí; y la Casa de los Botines y el Palacio Episcopal de Astorga (Castilla-León). Por otra parte, ‘Cataluña en Miniatura’ rinde en cierta forma homenaje al genial arquitecto catalán Antonio Gaudí, del que se reproducen varias de sus obras más carismáticas como la Sagrada Familia, las casas Milà, Vicens y Batlló, o el Parque y el Palacio Güell.

Precisamente una de estas obras gaudinianas, el templo de la Sagrada Familia, es la auténtica ‘joya de la corona’ del parque, no en vano trabajaron en su realización seis maquetistas, que invirtieron un total de 13.000 horas. El mejor reconocimiento a su labor son los continuos ‘atascos’ que se producen al llegar ante la maqueta. Y es que nadie se quiere ir de ‘Cataluña en miniatura’ sin el recuerdo de una foto al lado de esta mini Sagrada Familia bellísima. “Vamos, acercaos un poco más. Así.”, les dice un padre de familia a su esposa y a sus tres hijos. “¡That´s wonderful!”, exclama una pareja de ‘guiris’ que aguarda su turno para la instantánea de rigor, que llevarán luego en su equipaje como curioso souvenir. También se le rinde justa pleitesía por su magnificencia al conjunto que forman la montaña y el monasterio de Montserrat, en el que tres maquetistas emplearon unas 5.000 horas de trabajo para reproducir con todo lujo de detalles este conjunto de obligado peregrinaje, hogar de la Moreneta, patrona de Catalunya. Y otro ‘templo’, esta vez futbolístico: el estadio azulgrana, Nou Camp, realizado por tres artistas que consumieron 4.000 horas de trabajo para recrear el santuario ‘culé’.

Como remate, vale la pena subirse al minitren circular y dar un tranquilo y relajado paseo sobre raíles a lo largo de 940 m. que circunvalan el recinto, ofreciendo una perspectiva distinta del mismo. Hay quien emplea una mañana o una tarde en la visita, pero lo mejor es tomárselo con calma y disfrutar de toda una jornada lúdico-cultural, recreándose en aspectos y detalles quizá no conocidos de lugares que resultan familiares por haberlos visitado al natural o visto en postales y fotos.

EL DIVERTIDO ‘BOSC ANIMAT’

Inaugurado en 2008, se accede a él desde dentro de Catalunya en Miniatura. Consta de cuatro circuitos de aventura para todas las edades y condiciones, todos ellos supervisados por monitores especializados que aconsejan desde abajo y ayudan a bajar en caso de necesidad. Antes de iniciar el circuito realizan una breve explicación técnica y una pequeña práctica previa para que el practicante sepa cómo tiene que usar el mosquetón y la polea asidos al arnés de seguridad para ayudarles en los pasos entre los árboles.

  1. GNOMOS: Circuito infantil para niños a partir de 3 años y hasta 1,30 m de estatura. Consta de 14 pasos, todos ellos protegidos por una malla de seguridad. El tiempo aproximado es de 40 minutos.
  2. HADAS: Circuito de dificultad media-baja, para niños a partir de 1,30 m o de 1,20 m acompañados de un adulto. Hay 13 pasos, entre ellos escaleras de troncos, redes, tronco fijo, puente de cuerda y una tirolina. El tiempo estimado es de 90 minutos.

3-ELFOS: Circuito de dificultad media, para niños a partir de 1.30 m o de 1,20 m acompañados de un adulto. Tiene 12 pasos, entre ellos rocódromo, cable paralelo, plataformas colgantes, puente zig-zag y tres tirolinas y se tarda unos 90 minutos.

4-TROLLS: Circuito de dificultad medio-alta, a partir de una altura mínima de 1,40 m. Hay 20 pasos, entre ellos lianas, troncos, escaleras, puentes, trapecio… y seis tirolinas, con la vertiginosa ‘Banzai’, de 150 metros de largo en la que parece que sobrevueles Catalunya en Miniatura.

Cada tarde, al caer el sol, los más rezagados van dando por concluida su visita. El ‘Liliput’ catalán, aislado del mundanal ruido en una pequeña loma a las afueras de Torrellas de Llobregat, vuelve a quedar en silencio, sumido en un distanciamiento casi brechtiano de la realidad que hay fuera del mismo. Y en la puerta, el colosal Gulliver resta impasible a la espera de otro día que, a buen seguro, traerá nuevos visitantes a esta obra gigante de maquetas en miniatura.

Texto y fotos de Manel Antolí

COMO IR

En coche: desde Barcelona, por la A-2 hasta la salida 602 (Sant Vicenç del Horts). Antes de llegar hay una rotonda que indica Torrelles de Llobregat. Continuar hasta el pueblo y, nada más entrar, seguir los rótulos que llevan al amplio y gratuito parking de Catalunya en Miniatura.
En autobús: La Compañía Soler i Sauret (Línea 62, tel. 936.325.133) lleva de Barcelona (Riera Blanca/Travesera les Corts) a Torrelles, con parada a 5 minutos del parque.

LA VISITA

Horario: El parque abre a diario todo el año. De 10.00 a 18.00, de marzo a septiembre. De 10.00 a 20.00, en julio y agosto. Y de 10.00 a 18.00, de octubre a febrero.
Tarifas: Circuito maquetas: 12 € (adultos), 8,50 € (niños 3-12), 29,50 € (2 adultos y 1 niño). Circuito maquetas + 1 circuito aventura: 19 € (adultos), 17 € (niños 3-12), 50.00 € (2 adultos y 1 niño).

DóNDE COMER

El parque tiene un restaurante-bar. Hay un menú diario de 12 € (7 € si lo compras en taquilla) que incluye dos platos, postre y bebida. También un ‘pack Menú Express’ (5 € en taquilla) que incluye un plato del día, postre y bebida. Y un ‘pack bocata’ (3 € en taquilla) con bocadillo y bebida. Asimismo existe un área de picnic para quien lleve comida propia.

OTROS SERVICIOS

-Tren articulado. Con capacidad para 20 personas. Circunda el parque en un trayecto de 940 metros que realiza en 10 minutos. Horario: de 11.00 a 14.00 y de 16.00 a 18.00. Ticket: 1,5 €.
-Área de recreo. Con toboganes y columpios.

MÁS INFORMACIÓN

www.catalunyaenminiatura.com
www.elboscanimat.com
Teléfono: 936.890.960

Síguenos en las redes sociales

Hazte de la comunidad Espíritu Viajero para mantenerte en contacto con nuestros redactors y últimas noticias.

, ,

Sin comentarios

Leave a Reply

Current day month ye@r *