¿Has escuchado hablar alguna vez del Cinturón del Fuego? Si no es así, es normal, Centroamérica siempre tiene algo nuevo que enseñar. Si has escuchado hablar de él, esperamos que esto te interese.
Se conoce como El Cinturón del Fuego a una larga zona que rodea el océano Pacífico, donde se concentran el 75% de los volcanes del mundo. El Cinturón, se extiende desde Nueva Zelanda a Sudamérica y recorre Panamá, Costa Rica, Nicaragua, el Salvador, Honduras y Guatemala.
Los volcanes siempre han tenido un componente mágico para las civilizaciones que han vivido cerca de ellos. En un pasado, se les consideraba como una puerta al infierno, o incluso un modo a través del cual los dioses se comunicaban con el pueblo.
Hoy en día, se consideran más bien como una ventana al interior del planeta, y su actividad está continuamente monitorizada. Sin embargo, a pesar de siglos de diferencia, la majestuosidad de los volcanes sigue haciendo sentir a cualquiera que los visita pequeño y vulnerable, provocando una sensación inolvidable donde el asombro ante la belleza de la naturaleza en potencia y el miedo se entremezclan.
La Ruta de los Volcanes por Centroamérica ofrece un recorrido por los más conocidos y aquellos que pueden visitarse. Todos los volcanes presumen de una historia propia que lo hacen especial, y a través de esta ruta, el viajero podrá no solo disfrutar del paisaje único que los volcanes ofrecen, de su historia, mitos y leyendas, sino también de las aguas termales que suelen formarse en sus cercanías, o de practicar un sinfín de deportes.

Volcán Cerro Negro. Nicaragua
Con apenas 160 años, el Cerro Negro es el volcán más joven de Centroamérica, y también uno de los más activos de la región. El Volcán no es muy alto -mide 728 metros sobre el nivel del mar-, pero cuenta con unas faldas áridas de cenizas volcánicas -de ahí su color negro-, que lo han convertido en un sitio ideal para los turistas más aventureros.
En los últimos años, el Cerro Negro se ha hecho mundialmente famoso. A los turistas se les ofrece la oportunidad de hacer sandboarding o volcano boarding, o mas sencillo, surfear sobre arena volcánica.

Surfeando por las laderas del volcán Cerro Negro

 

Volcán de Santa Ana y el Lago Coatepeque. El Salvador
El Volcán de Santa Ana también se conoce como Ilamatepec o Lamapetec, que, en un antiguo dialecto indígena, significa “Cerro Padre”. Es el Volcán más alto de El Salvador; con más de 2000 metros de altura sobre el nivel del mar, la panorámica que ofrece es impresionante. Por un lado, la vista alcanza la grandeza del océano Pacífico. Por el otro, la placidez de lago Coatepeque, del que no podemos asegurarles de qué color serán sus aguas, pues dependiendo del mes que sea, y por alguna causa aún desconocida, el color de sus aguas varía de verde a turquesa durante el año.

 

El Rincón de la Vieja. Costa Rica
El Volcán Rincón de la Vieja se encuentra en la provincia de Guanacaste. Según cuenta la leyenda, hace años, en las cercanías del volcán, vivía una tribu indígena dirigida por el cacique Curubandé. La princesa Curubanda, hija del cacique, se enamoró del jefe de la tribu enemiga, Mixcoac. El Cacique, cuando se enteró de la relación, entró en colera, capturó a Mixcoac y lo lanzó al interior del cráter del volcán.
La princesa Curubanda, cuando supo lo ocurrido, huyó enloquecida y se fue a vivir al lado del volcán donde había muerto su amado. Por el resto de su vida, Curubanda vivió en los
alrededores del volcán, donde envejeció y llegó a convertirse en una poderosa curandera. La gente se refería a su casa como el “Rincón de la Vieja” y, desde entonces, el volcán lleva ese nombre. Por esto, cuando se asciende a la cima del volcán, se recomienda quedar un rato en silencio para intentar escuchar el espíritu de Curubanda, que todavía susurra en los densos bosques que rodean el volcán.

 

Barú. Panamá
Al volcán Barú se le conoce como el techo de Panamá. Desde sus 3.474 metros de altura, ser observan el Mar Caribe y el Mar del Sur, el Atlántico y el Pacífico al mismo tiempo. Es el punto más alto del país. Para subir al volcán existen dos rutas. La más popular es la que sale de Boquete, la otra es la que sale de la localidad de Volcán, apta únicamente para alpinistas experimentados. Muchos de los turistas prefieren iniciar el ascenso cuando es de noche, para llegar de madrugada a la cima y poder disfrutar de las vistas con el amanecer.

Volcán Baru

 

Volcán Acatenango. Guatemala
El Volcán Acatenango, cerca de Antigua, llega casi a los 4000 metros sobre el nivel del mar, ofreciendo una de las vistas más espectaculares de Guatemala. Si el día está despejado, desde su cima pueden observarse otros volcanes como el volcán Agua, el lago Atitlán y la costa del Pacífico.
El volcán Acatenango se encuentra conectado al Volcán Fuego, uno de los más activos del país. De hecho, durante el ascenso a la cima, el turista sube al ritmo de los rugidos del Volcán Fuego, cuya última erupción fue en el 2018.

Volcán Acatenango