Una senda de casi trescientos kilómetros que cruza el país tico desde la costa del Caribe a la del Pacífico, conectando con 16 comunidades diferentes, todas con algo en común: el oro verde, la naturaleza desatada, el eterno encanto de lo salvaje.