Sucedió hace pocos días en un vuelo de EMIRATES: Los pasajeros del vuelo Dubái-Túnez tuvieron que someterse a un test serológico– muestra de sangre- en el área de check-in de la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Dubái. En solo 10 minutos, los resultados de la prueba ya estaban disponibles. Es, pues, la primera vez que una aerolínea aplica tal medida a todos los pasajeros. La prueba, realizada por la Autoridad de Salud de Dubai (DHA), tiene intención de «extender la iniciativa a otros trayectos».

Según Adel Al Redha, Director de Operaciones de Emirates, “el proceso de prueba se  realizó sin problemas. Estamos trabajando en planes para ampliar la capacidad de pruebas en el futuro y extenderlo a otros vuelos. Esto nos permitirá realizar más pruebas y proporcionar una confirmación inmediata para los pasajeros de Emirates que viajan a países que requieren certificados de prueba COVID-19.”

Además de la realización de test, la compañía aérea también ha modificado la operativa de facturación y embarque implantando el requerido distanciamiento social. Para ello se han instalado barreras protectoras en cada mostrador de facturación mientras que todos los empleados del aeropuerto de Dubái cuentan con guantes, máscaras y gel desinfectante para manos. Además, los pasajeros deben usar sus propias máscaras tanto en el aeropuerto como a bordo del avión.

¿Cómo practicar el distanciamiento social en un avión?  Aerolíneas de todo el mundo están ya considerando medidas que garanticen la seguridad de los viajeros.

La británica easyJet baraja dejar vacíos los asientos del medio de sus aviones una vez que la crisis les permita retomar los vuelos.

Ryanair, sin embargo, está totalmente disconforme: según Michael O’Leary, su presidente, «dejar vacíos los asientos del medio es de locos practicar distancia social es inviable en un aeropuerto»

En fin, así están las cosas. ¿Qué pasará cuando se normalize poco a poco la situación?…