Por Enrique Sancho

Su patrimonio está bien representado por castillos, iglesias y monasterios, su historia por la variedad de museos existentes y por las actividades culturales que se desarrollan en la zona, pero además hay paisajes, deporte, planes familiares y gastronomía.

 

Castillos, iglesias y monasterios
La Ruta del vino Cigales ha estado siempre muy vinculada a la historia y su patrimonio cultural. El clero, la nobleza y la monarquía han sido grandes amantes del vino y llenaron esta región de impresionantes castillos como el de Fuensaldaña o Trigueros del Valle, ambos del siglo XV. También los monjes vinieron a estas tierras en busca de tranquilidad y silencio. El mejor ejemplo de su paso es el Monasterio de Santa María de Palazuelos, de estilo cisterciense del primer tercio del siglo XIII. En la actualidad la orden cisterciense todavía tiene actividad monacal en otro monasterio de la región, el de San Isidro de Dueñas, de origen benedictino del siglo XI. Tampoco podemos olvidarnos de la espectacular Iglesia de Santiago en Cigales, denominada popularmente como “la Catedral del Vino” debido a sus dimensiones catedralicias (sus dos torres miden 50 metros), y al vino como elemento que aportó dinero para su construcción.

CASTILLO DE FUENSALDAÑA

CATEDRAL DEL VINO (CIGALES)

MONASTERIO DE SAN ISIDRO (DUEÑAS)

MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE PALAZUELOS (CABEZÓN DE PISUERGA)

 

Disfrutar una Naturaleza única
El paisaje de campos y viñedos de la Ruta del vino Cigales cambia constantemente, tanto en color como en sensaciones. Pasear por los viñedos, los Cortados de Cabezón o las Riberas del Pisuerga constituyen una experiencia inolvidable. Pero sin duda, en el Canal de Castilla los amantes del deporte y la naturaleza tienen su lugar.

Mitad patrimonio, mitad paisaje, el Canal de Castilla es una ambiciosa obra de ingeniería, iniciada a mediados del siglo XVIII y concluida un siglo después, fruto de la imaginación y el empeño de un puñado de ilustrados que pretendían dar salida al mar a los cereales de los campos de Castilla. Hoy en día, su uso para el regadío se complementa con el interés de visitantes y excursionistas por su oferta cultural, deportiva y de naturaleza. La ruta que recorre el Canal de Castilla es uno de los destinos turísticos de naturaleza que mayor auge está adquiriendo en los últimos tiempos. Es una ruta con trayectos prácticamente llanos, muy indicada para disfrutarla en familia. En total, alcanzan 207 kilómetros de longitud. Para recorrerlos se utilizan los antiguos caminos de sirga del Canal, que servían para que los animales de carga pudieran tirar con sogas de las barcazas que transportaban los cereales.

A pie, en bicicleta, a caballo o incluso en piragua para los más atrevidos… cualquiera de estos medios son recomendables para deleitarse de estos parajes.

CANAL DE CASTILLA (DUEÑAS)

CANAL DE CASTILLA

LOS CORTADOS (CABEZÓN DE PISUERGA)

 

Conocer el mundo del queso artesano
Los buenos productos son base esencial de la Ruta del vino Cigales. Y entre ellos está el queso, el auténtico, el natural, el artesano. Como el que elaboran desde hace 13 años en Quesería Artesanal de Mucientes (www.queseriademucientes.com) de las manos de Alfredo González e Isabel Edesa. Él se ocupa del ganado y de su alimentación, ya que de ello depende la calidad del producto final, También se ocupa de venderlo. Isabel se encarga de la fábrica, ahí es donde transforma la leche de oveja en queso, yogures o cuajadas. El secreto: una materia prima única, en condiciones inmejorables, un cuidado proceso de elaboración y sobretodo, que lo que les importa es la calidad, no la cantidad. Merece la pena probar sus quesos de oveja semicurados, curados y en aceite, sus cuajadas, pero lo que seguro que no hay que perderse son sus yogures con frutas, los hay con arándanos, con limón, con mandarinas, con naranja y kiwi e incluso con melocotón y frambuesa.

QUESERÍA ARTESANAL DE MUCIENTES

 

Las bodegas subterráneas
Todos los municipios de la Ruta tienen sus barrios de bodegas, donde históricamente se ha elaborado vino. Las bodegas tradicionales son subterráneas y sus fachadas generalmente son de piedra. Donde mejor se puede conocer lo que es una bodega tradicional es en las visitas que organiza la Oficina de Turismo de Cigales. Como anécdota de la visita no hay que olvidar preguntar de donde viene el dicho “joder la marrana”. También se puede comer en ellas, ya que algunas de estas bodegas cueva se han trasformado en buenos restaurantes como el Bodegón el Ciervo (www.bodegonelciervo.com) en Cabezón de Pisuerga o la bodega La Cueva (www.bodegalacueva.com) en Mucientes.

BODEGA SUBTERRÁNEA (CIGALES)

 

Sobre la cocina de la tierra y sus vinos
En la Ruta del Vino Cigales la gastronomía ocupa un lugar fundamental. Destacan como especialidades gastronómicas el lechazo asado en horno de leña, las chuletillas a la brasa, la sopa castellana, el estofado de lenteja pardina, las salchichas al vino y los productos de la matanza. También hay que resaltar el excelente pan y los postres, como el arroz con leche y los quesos de oveja con miel del Cerrato.  Cocina innovadora junto con la tradicional que se puede disfrutar en restaurantes como La Dama de la Motilla (www.ladamadelamotilla.es) en Fuensaldaña o la Parrilla del Escudero y La Casa de la Pradera y el Camino Real en Dueñas.

No faltarán momentos ni lugares para disfrutar con los vinos de Cigales. Más de 1.200 bodegas subterráneas reflejan la cultura del vino que existe en cada localidad de la ruta. La Denominación de Origen (D.O.) Cigales dispone de unos vinos rosados y tintos de calidad, premiados en numerosos certámenes tanto nacionales como internacionales.

MÁS INFORMACIÓN: www.rutadelvinocigales.com.