A veces sólo hace falta una escapada de un fin de semana fuera del ajetreo de la ciudad para recargar las pilas y dejar atrás el estrés.