Asombroso es Vietnam. Más allá de las tragedias que lo han marcado, ha sabido conservar el mismo poder de fascinar que tenía antes.