Nuestros colegas de «la maleta de casimir» lo confirman: no hay que esperar encontrar zocos y bazares medievales, sino una moderna ciudad árabe cosmopolita y culturalmente diversa.