La región más auténtica y salvaje de República Dominicana es un tesoro verde de bellísimas playas solitarias y naturaleza exuberante en estado puro.