Cada año, cientos de peregrinos –y de viajeros- se acercan a ella. Y no es extraño, desbordante de historia atesora un patrimonio monumental indiscutible.