En el sur de Francia se encuentran las ruinas de los castillos y fortalezas de los cátaros. Son los mudos testimonios de un época terrible.