Hombre y naturaleza han sellado aquí, en el corazón de Aquitania, a medio camino entre los Pirineos y París, un pacto de mutuo respeto. Es la tierra de los valles fértiles, del foie gras, de los ríos tranquilos y, además, con un patrimonio arquitectónico envidiable.