Con una producción cervecera que supera las 500 variedades, el territorio valón está ´salpicado´ de todo tipo de cervecerías, muchas de ellas vinculadas a abadías y comunidades religiosas.