Pasar unos días en la gran ciudad de Lyon es un placer, no sólo por sus razones gastronómicas sino también para descubrir sus más bellos rincones.