Noruega está viviendo toda una revolución gastronómica y se alza con dos nuevas estrellas Michelín en Trondheim, alcanzando así ocho estrellas en total.