Los platos más tradicionales de Madrid, desde las croquetas de jamón (estilo restaurante Arzábal) al delicioso bocadillo de calamares (restaurante Tablafina)