Y así es. Esos dos países, espectaculares, enamoran a los buenos viajeros.