Al sur de Jordania, junto a Petra, el desierto de las batallas de Lawrence de Arabia conserva, entre paredes que muchas veces se levantan más de 800 metros, las delicadas huellas de los nabateos. Pero eso no es todo: el wadi rum se abre paso por un espacio creando un paisaje descomunal.