El Loira, al final de su recorrido, atraviesa un paisaje salpicado de viñedos, donde ciudades y pueblos conservan en sus piedras la historia que escribieron los poderosos duques de Anjou. Estamos en el Pays de la Loire, un viaje que termina en el Atlántico.