Nada como experimentar los increíbles colores de la aurora bailando en el ártico. Pocos lugares ofrecen tantas posibilidades para ser testimonio como en Noruega.