La antigua capital imperial es hoy una ciudad que se balancea sin complejos entre el pasado y el futuro. Entre la tradición y la vanguardia. Con los ojos puestos en el siglo XXI pero sin perder de vista su historia. Una caja de sorpresas que seduce desde el primer día.