En el corazón del Pacífico Sur, lejos del resto del planeta, Nueva Zelanda es un mundo aparte. Destino remoto y soñado por viajeros de todos los tiempos, a sus majestuosos paisajes, incontables parques naturales y playas paradisíacas hay que añadir sus raíces. La cultura maorí sigue muy viva.