En el altiplano peruano, el Titicaca, a 3.820 metros del atura, pasa por ser el lago navegable más alto del mundo. Sus islas son herederas de la cultura inca.