Sepultada en la arena durante siglos, Jerash, que entre los siglos II y III d.C. fue un poderoso centro romano, nos sorprende hoy por el aspecto escenográfico de su urbanismo y por su excelente estado de conservación.