A 400 kilómetros de Atenas se encuentra Meteora, un lúdico valle dibujado por peladas montañas. Allí están los famosos monasterios bizantinos, literalmente colgados de las estrellas