Siempre ha recibido bellos calificativos. La cordialidad de su gente de distintas razas y religiones, su extraordinaria riqueza en flora y fauna predisponen a los piropos más encendidos.