Paraíso verde con el aroma de las especias, 500 kilómetros de playas idílicas, y una de las culturas más afortunadas de la India convierten al estado sureño de Kerala en un destino legendario.