Laos, adormecido durante muchos años, sumido en un aislamiento que ha durado décadas, despierta sin prisas.