Galicia es una tierra llena de contrastes. Pero siempre sorprende. Alterna con elegancia rasgos espectaculares y modestos. Una parada que no tiene desperdicio, entre otras que iremos desgranando en otros articulos, es la bella A Coruña. Además, ahora, la ciudad se vuelca en su rica y tradicional gastronomía.