Poco a poco Cuba recupera una normalidad que nunca debió perder. La Habana, su capital, es una ciudad que no admite matices; o se ama profundamente o se detesta con saña…