La Navidad es una buena excusa para acercarse a algunas de las más bellas ciudades alemanas: Nuremberg, Ratisbona y Rothenburg ob der Tauber, por ejemplo.