Es uno de que aquellos hoteles que habría que visitar algún día. Una vez dentro te sentirás como un auténtico sultán.