Los amantes de la Naturaleza hablan de Jardín del Edén cuando se refieren a Costa Rica. Y es que ningún otro lugar del planeta concentra tal variedad de flora y fauna.