El litoral de Turquía que dibuja el mar Egeo es uno de los más bellos del mundo. A las aguas mansas de este mar se asoman las ruinas de antiguas ciudades emblemáticas y tumbas rupestres que parecen lujosos templos.