La ruta Nakasendo, de 8 kilómetros, une las localidades de Magome y Tsumago, que aún conservan el aspecto tradicional de la arquitectura de Japón de hace 300 años.