Hace unos días dedicamos unas líneas a la ciudad de Kioto, la ciudad que mejor enmarca el Japón tradicional y milenario. El polo opuesto es Tokio, la urbe máxima.