Amberes es una de esas pequeñas capitales que seducen de inmediato. Es una ciudad dinámica, con muy buen ambiente, que se renueva continuamente. Plagada de diseño, esta ciudad tiene duende, es cosmopolita y romántica. Pero, claro, eso es algo que debe descubrirse poco a poco, pateando sus hermosas calles.