Luce verde, huele a hierba, suena a hojas movidas por el viento. Es Big Berry, un nuevo concepto de alojamiento que combina glamping y productos de proximidad.