En el corazón de Borneo, la mayor isla del sudeste asiático, se extiende un manto verde donde, a pesar de la devastadora acción humana, resisten los últimos orangutanes. Visitar a estas criaturas y mirarles a los ojos es encontrarse cara a cara con nuestra esencia más primitiva.