En el corazón del Pacífico Sur se extiende un archipiélago que es la imagen viva del paraíso. Playas de ensueño, aguas turquesa, arrecifes de coral, ballenas, bosques tropicales, una población encantadora… Sólo hay un problema. Cuando conozcas Tonga, ya no querrás marcharte.