El modelo turístico de Andorra está cambiando y lo hace bien. Hay que aprovechar las vacaciones invernales… pero el verano también ofrece grandes posibilidades.