Qué decir que no se haya dicho ya de la isla de Zanzíbar. Sin duda es uno de estos destinos elegidos por aquellos viajeros que buscan el lujo exótico en los hoteles, el deleite en las playas, la estimulación en los paisajes…

Residence Zanzíbar se encuentra en una zona virgen en la costa suroeste de la isla, junto a una playa blanca de fina arena de más de un kilómetros de longitud, en un enorme terreno de 32 hectáreas flanqueado de palmeras de coco.

El hotel se inauguró hace justamente tres años y es el único miembro del selecto grupo “The Leading Hotels of the World” de Tanzania. Cuenta con 66 villas de una y dos habitaciones, todas con piscina privada, que combinan de una manera sin precedentes la elegancia y el refinamiento con el lujo contemporáneo e integra las variadas influencias históricas de la isla.

La decoración es sorprendente y da como resultado unos interiores repletos de influencias swahilis, omanis, británicas e hindú. Nos encontramos, pues, en un complejo con un ambiente único, donde todos los huéspedes, además,  son mimados con sumo cariño y atendidos por un mayordomo personal.

La cocina también es un lujo, claro, y dispone de dos restaurantes –The Dinning Room y The Pavilion- en los que degustar tanto la mejor cocina internacional como los sabores africanos y omanis tradicionales de Zanzíbar.

De los servicios de este extraordinario resort también destaca especialmente su spa, el primer spa de un hotel en el mundo en ofrecer el método Ohashiatsu, un tratamiento holístico basado en varias técnicas curativas orientales. Y para los clientes más activos cabe destacar un moderno fitness center, la pista de tenis o el amplio rango de actvidades y excursiones que se proponen desde el propio hotel por los insólitos parajes que esconde esta isla paradisíaca.

FICHA TÉCNICA
THE RESIDENCE ZANZIBAR
Mchangamle – Kizimkazi,  Zanzibar, Tanzania. A 50 kilómetros (50 minutos) del aeropuerto internacional Amani Abeid Karume. Miembro del selecto grupo “Leading Hotels of The World”
Actividades:Excursión marítima para avistar delfines; seguir la ruta de las ballenas; sumergirse en las aguas de la reserva de Menay Bay, con un scooter submarino para explorar la riqueza de sus fondos…
Comer y beber: Dos excelentes restaurantes donde se ofrecen excelentes platos locales con lo mejor de la cocina internacional.
Más información: www.theresidence.com