Efectivamente, así es. Mirando al Atlántico, Oporto exhibe un casco antiguo –hoy Patrimonio de la Humanidad- asomado al Duero muy interesante. En la potra orilla del río, Vila Nova de Gaia guarda en sus bodegas los famosos vinos de Oporto.
Lo cierto es que Oporto, segunda ciudad de Portugal, ocupa un escarpado y pintoresco emplazamiento en la orilla derecha del Duero.

Su acrópolis, edificada para servir de residencia a clérigos y comerciantes, se desparrama colina abajo por los populares barrios de calles en cuesta.
La influencia británica es notoria en la ciudad. En 1703 Portugal e Inglaterra firman el Tratado de Methuen que privilegia las relaciones comerciales entre ambos países. Lo cierto es que la impronta de los británicos explica mucho del arte de vivir de los portuenses. Ciudad de clérigos, artesanos y burgueses, resplandece con antiguos y soberbios templos, apoteosis del granito y el azulejo que combinan mágicamente con las luces y sombras de un cielo oscurecido con frecuencia por las borrascas del Atlántico.

He aquí los 9 puntos ineludibles a visitar en un viaje cláisico de fin de semana:
1- BODEGAS DE VILA NOVA DE GAIA. Catedrales de penumbra junto al Duero donde envejecen los vinos que dan fama internacional a la ciudad. Hay muchas bodegas a visitar para catar sus vinos, pero recomendamos: las bodegas Ferreira, Ramos.Pinto y Taylor.

2-CATEDRAL. Sobre una antigua fortaleza. Ofrece maravillosas perspectivas de la ciudad. Es del siglo XII aunque ha sufrido profundas transformaciones en el siglos XVII.

3-TIENDAS TRADICIONALES. Conservan su aspecto antiguo. No os perdáis: A Pérola do Bolhao, el Café Majestic y la Librería Lello & Irmao.

4-TORRE DE LOS CLÉRIGOS. La simpática rua dos Clériigos asciende suavemente hasta la iglesia del mismo nombre. Esta iglesia barroca, obra de Nicola Nasoni, es del siglo XVIII y está flanqueada por una torre de 80 metros de altura desde la que se obtiene una panorámica soberbia de la ciudad.

5-BARRIOS DE BARREDO Y LA RIBEIRA. Barrios populares que ocupan la colina y los muelles del Duero, con casas de voladizos revestidas de azulejos donde se tiende la ropa a secar en los balcones.

6-EL DUERO Y SUS PUENTES. Agradable paseo por el tramo final de este río. Cruzado por tres interesantes puentes, uno de ellos (Maria Pina), es obra de Eiffel. Desde ellos se obtienen buenas vistas.

7-MONASTERIO DE NOSSA SENHORA DA SERRA DO PILAR Y PALACIO EPISCOPAL. En Vila Nova de Gaia. Uno al lado del otro. El primero dispone de un claustro renacentista con la mejor vista de la ciudad.

8-MERCADOS. Muy populares los de Bolhao y Ribeira. Hay que ir por la mañana. Es un regalo para la vista. Frutas y verduras se exponen en un conjunto arquitectónico que armoniza el hierro y la pizarra.

9-COMER EN OPORTO. La cocina regional de Oporto es sabrosa, elaborada con productos del mar o de los campos. Sugerimos: Chez Dino (Plaza de Massarelos): especialistas en bacalao y perdiz en época de caza; La Taberna do Bebobos (Riberira), donde se saborea una cocina de papas de sarrabulho; Adega de Vila Meâ (Rua dos Caldereiros, 62), famoso por su cocido y su bacalao.