No sé si voy a poder conciliar el sueño. El coche cama es más que confortable pero nunca se me ha dado bien dormir en un tren. Desde El Cairo hasta Asuán hay más de doce horas así que por lo menos voy a intentarlo, mientras reflexiono sobre los pros y los contras de este enigmático país. Egipto es un destino fabuloso, lleno de contrastes y lugares únicos. El problema es que su irresistible encanto lo ha convertido en uno de los destinos más turísticos del planeta. El Nilo, sin ir más lejos, uno de los ríos más bellos de la Tierra, asiste diariamente a una interminable procesión de barcos que parecen competir en tamaño y en ruido. Sin embargo, hay buenas noticias para los buscadores de lugares remotos y aislados. Incluso en Egipto.

Lejos del bullicio del Nilo, la vida en el Lago Nasser sigue otro ritmo.

Lejos del bullicio del Nilo, la vida en el Lago Nasser sigue otro ritmo.

El tren ya está llegando a Asuán. Afortunadamente he podido descansar unas horas y me siento con fuerzas para embarcarme en mi próxima aventura: seis días cruzando de norte a sur el inmenso desierto Nubio hasta los famosos templos de Abu Simbel. Lo que más me llama la atención es que lo voy a hacer de una forma un tanto extraña, teniendo en cuenta que nos encontramos en pleno desierto. ¡En barco!

En pocos lugares del planeta pueden admirarse contrastes tan bellos como en el lago Nasser.

En pocos lugares del planeta pueden admirarse contrastes tan bellos como en el lago Nasser.

Hace unos cincuenta años el gobierno egipcio construyó una inmensa presa en Asuán con el fin de detener las crecidas del Nilo y proteger así los cultivos. Esto hizo que el nivel de las aguas creciera hacia el sur, inundando todo lo que encontró a su paso. Y así fue como el desierto se llenó de agua y nació el Lago Nasser, una inmensa extensión que hoy ejerce de frontera entre Egipto y Sudán. Sus más de 5.000 km2 lo convierten en el lago artificial más grande del mundo, siendo conocido también como el mar de Nubia.

Artificial pero no por ello menos hermoso, desde el instante en que zarpamos me sorprende la insólita belleza de este inmenso mar en calma, sin apenas oleaje y rodeado de horizontes vírgenes. Se trata de un lugar único en el planeta porque el desierto, inundado por la crecida del Nilo, va a morir literalmente a las aguas del lago. Y el resultado es un paisaje fascinante.

Alrededor del Lago Nasser no hay poblaciones ni carreteras. Sólo el silencioso desierto.

Alrededor del Lago Nasser no hay poblaciones ni carreteras. Sólo el silencioso desierto.

Durante días navegamos sin ver un alma. Sólo algunas aves y, de vez en cuando, algún cocodrilo que asoma tímidamente su cabeza. Me cuenta Alí, el capitán del barco, que este lago forma un rico ecosistema donde viven, además de los últimos cocodrilos del Nilo, muchas especies de aves, gacelas, zorros, lagartos y, cómo no, serpientes y escorpiones, que afortunadamente solo salen de noche. Bajo sus aguas se encuentran además especies muy codiciadas por los amantes de la pesca, como la famosa perca del Nilo, uno de los mayores peces de agua dulce del mundo.

En las orillas del lago se forman pequeñas playas, perfectas para un refrescante baño.

En las orillas del lago se forman pequeñas playas, perfectas para un refrescante baño.

Debido a la ausencia de contaminación, las aguas del Lago Nasser son las más limpias de Egipto.

Debido a la ausencia de contaminación, las aguas del Lago Nasser son las más limpias de Egipto.

Al atardecer, cuando se detiene el motor del barco, el silencio lo inunda todo. Es el momento de salir a explorar el enigmático entorno que nos rodea. La hora de adentrarse en el desierto, perderse en sus valles dorados y ascender alguna de las monumentales dunas que se elevan majestuosas desde la misma orilla.

La magnífica duna de Wadi el Arab, nace literalmente de las aguas del lago

La magnífica duna de Wadi el Arab, nace literalmente de las aguas del lago

EL PUEBLO NUBIO

Mientras cenamos, Alí me explica que la construcción de la presa de Asuán tuvo consecuencias muy positivas para los agricultores del Nilo, permitiendo que se pudiera cultivar todo el año, pero al mismo tiempo supuso una grave amenaza para la gente que vivía en la región. Varios cientos de miles de personas, pertenecientes al pueblo nubio, se vieron obligados a abandonar las que habían sido sus tierras durante siglos y a desplazarse a otros lugares, ya que sus casas desaparecieron bajo las aguas.

Durante más de 5.000 años las tierras que hoy ocupa el Lago Nasser fueron territorio nubio.

Durante más de 5.000 años las tierras que hoy ocupa el Lago Nasser fueron territorio nubio.

En tiempos de los faraones, Nubia había sido uno de los reinos más poderosos de toda África, y muchas de sus costumbres fueron adoptadas por los antiguos egipcios. Pero de aquel esplendor hoy apenas quedan algunos restos arqueológicos y un pueblo minoritario que sobrevive con dificultad entre el sur de Egipto y el norte de Sudán.

La llegada de los árabes a Egipto contribuyó a la pérdida de identidad de los nubios y la mayoría se convirtieron al Islam. Pero afortunadamente son muchos los que siguen luchando por mantener vivas sus tradiciones y conservan su lengua original.

Aislado del resto de Egipto, el pueblo nubio sigue fiel a sus raíces.

Aislado del resto de Egipto, el pueblo nubio sigue fiel a sus raíces.

EL RESCATE DE LOS TEMPLOS

La construcción de la presa de Asuán también tuvo un impacto muy negativo en el patrimonio monumental, pues supuso el fin para decenas de templos que desaparecieron para siempre bajo las aguas. Afortunadamente la Unesco puso en marcha una operación que permitió salvar 14 templos, entre ellos el fabuloso yacimiento de Abu Simbel, que fueron desmontados bloque a bloque y reconstruidos en zonas más elevadas.

Una de las esfinges del templo de Wadi Seboua, en pleno desierto nubio.

Una de las esfinges del templo de Wadi Seboua, en pleno desierto nubio.

Durante mi último viaje a Egipto tuve la oportunidad de visitar algunos de sus templos más famosos: Luxor, Karnak y Kom Ombo. Maravillosos vestigios del pasado faraónico que sin embargo pierden buena parte de su encanto al tener que compartir la visita con varios cientos de turistas y decenas de vendedores ambulantes. Un crucero por el Lago Nasser ofrece una experiencia muy distinta, una visión más cercana a cómo debieron ser estos lugares en el pasado. Tal vez sus monumentos no sean tan grandes ni espectaculares como los del Nilo, pero la atmósfera y el silencio que se respira en ellos, en medio del desierto y sin un alma alrededor, generan una sensación muy parecida a la que debieron sentir sus descubridores al contemplarlos por primera vez. Y eso no tiene precio.

El templo de Wadi es Seboua es uno de los mejor conservados del Lago Nasser

El templo de Wadi es Seboua es uno de los mejor conservados del Lago Nasser

Y para terminar, la guinda del pastel. Todos los barcos que cruzan el Lago Nasser terminan con una visita a uno de los monumentos más espectaculares del Antiguo Egipto: el majestuoso yacimiento de Abu Simbel. El complejo está formado por dos templos de gran belleza: uno dedicado al faraón Ramses II y otro a Nefertari, su esposa favorita. Sus colosales dimensiones y su ubicación, en el extremo sur de Egipto, se deben a que Ramsés II los mandó construir con el propósito de impresionar a sus vecinos del sur.

Las gigantescas estatuas de Abu Simbel, de 22 metros de altura, están esculpidas en la misma roca.

Las gigantescas estatuas de Abu Simbel, de 22 metros de altura, están esculpidas en la misma roca.

El interior del templo principal no es menos espectacular, no sólo por el sorprendente estado de conservación de sus murales sino porque es toda una exhibición del extraordinario conocimiento que los antiguos egipcios tenían sobre el movimiento del sol. Dos veces al año, el sol atraviesa con precisión milimétrica el interior del templo para iluminar las estatuas del faraón y los dioses Horus y Amón-Ra, dejando en penumbra la cara de Ptah, el señor de la oscuridad.

Por Agustí Ibáñez

 

CÓMO LLEGAR / CÓMO MOVERSE

Egyptair (www.egyptair.com)  vuela diariamente desde Madrid y Barcelona hasta El Cairo. Desde allí hasta Asuán se puede ir en avión en poco más de una hora o en tren nocturno. El trayecto dura unas doce horas pero los coches cama son muy confortables.

Los barcos para cruzar el Lago Nasser parten de Asuán y tardan entre 5 y 7 días en llegar a Abu Simbel. A diferencia de lo que ocurre en el Nilo, los barcos autorizados no llegan a la decena. La mayoría son barcos de lujo y de gran capacidad, aunque para los que amáis la aventura os recomiendo las pequeñas embarcaciones de Lake Nasser Adventure, operador especializado en expediciones privadas para descubrir el lago y el desierto nubio de una forma diferente. Os sentiréis en el fin del mundo, navegando solos, con vuestra pareja o grupo de amigos y una tripulación que incluye capitán, cocinero y guía en inglés. www.lakenasseradventure.com/en_trekking

QUÉ SABER
Formalidades de entrada: pasaporte en vigor y un visado que se obtiene en el aeropuerto de llegada.
Moneda: Libra egipcia (EGP).1 euro equivale a unas 9 EGP.

Idioma: La lengua oficial es el árabe aunque en los destinos turísticos también se habla inglés.

Cuándo ir: En verano las temperaturas en el Lago Nasser superan los 45ºC y en invierno, por la noche se alcanzan temperaturas sorprendentemente frías. Los mejores meses son marzo, abril, octubre y noviembre.

Vacunas y precauciones: No es obligatoria ninguna vacuna aunque es mejor estar al día de las vacunas clásicas (tétanos, polio y hepatitis). Bebed sólo agua embotellada y protegeos del sol. La radiación es muy intensa.

Seguridad: La zona de Asuán y el Lago Nasser está muy controlada y las medidas de seguridad son muy altas por lo que se puede viajar con total tranquilidad. Los egipcios son en general hospitalarios y tranquilos. No son frecuentes los robos ni las agresiones aunque es recomendable vigilar las pertenencias.

Costumbres: El 90% de los egipcios son musulmanes practicantes por lo que es necesario vestir con discreción.

El regateo es habitual. No dudes en ofrecer la mitad de lo que te pidan para, a continuación, convenir un precio decente, con paciencia y manteniendo la sonrisa.

Recuerda también que en Egipto, por cualquier servicio esperan un «bakchich» (propina).

DÓNDE DORMIR
EL CAIRO
Si hacéis noche en El Cairo, no perdáis la oportunidad de dormir en una habitación con vistas a las pirámides. Guardian Guesthouse tiene la mejor ubicación, justo enfrente de la esfinge y las tres pirámides. Las vistas desde su terraza son impagables. También organizan los traslados desde/al aeropuerto y recorridos en camello o a caballo por las pirámides. www.guardianguesthouse.com

Alojarse en una habitación con vistas a las pirámides no tiene precio.

Alojarse en una habitación con vistas a las pirámides no tiene precio.

Para quienes prefieran el lujo, el Hotel Mena House, de cinco estrellas, también disfruta de vistas a las pirámides. Además, sus tres restaurantes están entre los mejores de la ciudad www.menahousehotel.com

ASUÁN
Alrededor de Asuán hay varios pueblos nubios. Merece la pena alojarse un par de noches en una auténtica casa nubia y conocer de primera mano la vida local. Experience Nubia es una agencia dirigida por nubios que ofrece alojamiento en casas locales y tours muy interesantes www.experiencenubia.com

Las casas nubias destacan por sus llamativas fachadas

Las casas nubias destacan por sus llamativas fachadas

LAGO NASSER
En el Lago Nasser el alojamiento y las comidas son a bordo de un barco, pero si tenéis oportunidad, al final del crucero, pasad al menos una noche en el Ecolodge Eskaleh, muy cerca de los templos de Abu Simbel. No os arrepentiréis. Este encantador hotelito, dirigido por un músico nubio de gran prestigio en la zona, muestra un gran respeto por las tradiciones y la arquitectura local. ¡Y sus desayunos son exquisitos!. www.eskaleh.net

Alojarse aquí, permite además visitar Abu Simbel de noche y ver su fabuloso espectáculo de luces y sonido. Al día siguiente no perdáis la oportunidad de visitar de nuevo el yacimiento a la salida del sol, cuando los templos se muestran en todo su esplendor y todavía no han llegado los autobuses repletos de turistas procedentes de Asuán.

El espectáculo de luces y sonido de Abu Simbel está considerado el mejor de Egipto.

El espectáculo de luces y sonido de Abu Simbel está considerado el mejor de Egipto.

QUÉ COMER
El plato nacional es el foul (puré de judías aliñado con zumo de limón, hierbas y aceite de oliva). También es muy popular la meloukhia, una crema preparada con una hierba del mismo nombre y que se sirve con arroz y trozos de pollo. Como entrante, la tradición es servir mezzes, una variedad de croquetas de garbanzo, tahina (crema de sésamo), humus (puré de garbanzos) y encurtidos. Entre los postres abundan las frutas y los dulces hechos con miel y frutos secos, que se suelen acompañar de un té a la menta o un carcadé, infusión de flores de hibisco.

QUÉ COMPRAR
Todos los dioses egipcios están inmortalizados en figuras de alabastro, basalto o, para los presupuestos más ajustados, en imitaciones de resina. También encontraréis prendas de algodón de calidad, joyas de plata y oro, chilabas, túnicas, sandalias, excelentes perfumes y objetos de cobre, cristal y cerámica. Si queréis comprar especias, el mejor lugar es el zoco de Asuán y si buscáis papiros auténticos id al instituto del Dr. Ragab, en El Cairo.

MAS INFORMACIÓN
www.egypt.travel