La espectacularidad de Lanzarote no le ha impedido crecer de forma sostenible (la palabra de moda en el mundo del turismo), y mucho ha tenido que ver en ello César Manrique, pero también el lanzaroteño, que ha sabido adaptarse a las circunstancias para sacar adelante una vida difícil en el fin del mundo.
Pero para entender perfectamente lo que significa, hay que ir a Lanzarote. Aunque no le faltan centros turísticos, la verdad es que no hay edificios altos y la arquitectura popular se ha respetado bastante.

Lanzarote es todo un ejemplo de turismo sostenible. No faltan centros turísticos pero la arquitectura popular se ha respetado

Sin embargo hay otros detalles, como la ausencia de vallas publicitarias o de tendidos eléctricos (los cables se tienden bajo tierra). Gran parte de la culpa de todo esto la tiene César Manrique, escultor, pintor, arquitecto, ecologista, conservador del patrimonio, diseñador de paisajes y jardines… Fue él quien se dio cuenta de lo que podía ser Lanzarote, y luchó sin fin para convencer a gobernantes, políticos y a personajes famosos que visitaban la isla, amigos y lugareños, de la necesidad de salvaguardar los tesoros de Lanzarote. Hoy todo este trabajo se ha visto recompensado. La isla es, desde 1993, Reserva Mundial de la Biosfera y la Organización Mundial del Turismo ha designado a Lanzarote como uno de los seis Modelos Universales de desarrollo sostenido.

La isla es, desde 1993, Reserva Mundial de la Biosfera

El gran trabajo de Manrique fue devolver a los lanzaroteños su orgullo de serlo, su necesidad de conocer la propia historia y de defender los ancestros. Reconocer que uno era un guanche, o mejor dicho, un majo, que ese era el nombre de los primitivos habitantes de la isla, era motivo de orgullo. Guanches eran exclusivamente los de Tenerife, aunque luego se amplió el término a todos los habitantes primitivos de Canarias.

CAPRICHOS GEOLÓGICOS
Cuando el archipiélago de la Macaronesia (Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde), emergió en medio del mar, no lo hizo de forma uniforme. Fuerteventura y Lanzarote fueron las primeras Islas Afortunadas que se formaron, hace 20 millones de años. En todo este tiempo, su origen volcánico hizo los honores de rigor. Y hace “sólo un instante” que la isla entró en la historia. En 1312, un navegante genovés, Lanzalotto Malocello, arribó a estas costas. Sin saberse exactamente porqué, su presencia acabaría por dar nombre a la isla.

Lanzarote nació hace 20 millones de años. Su origen volcánico es más que evidente

Las Canarias empiezan a ser algo más que “el fin del mundo conocido” y los navegantes comienzan a buscar estas porciones de tierra que aparecen burdamente en los mapas. Finalmente, en 1402 el barón normando Jean de Béthencourt junto al noble español Gadifer de la Salle, emprenden la conquista de las islas bajo la bandera del rey de Castilla, y arriban a Lanzarote, primera isla que ocuparon los españoles, que sirvió de punto de lanza para la colonización, muy costosa, por cierto, porque sólo con engaños, tretas y luchas fueron vencidos los guanches.

Pero el origen volcánico aún coleaba. El mismo Colón narra que los volcanes estaban activos en 1492. En Lanzarote, los dioses de la lava aún tenían reservada una sorpresa para siglos más tarde. El primero de septiembre de 1730, la tierra se abrió en Timanfaya y durante seis largos años escupió de sus entrañas fuego, piedras al rojo vivo y cenizas. Los pobres campesinos -que ya tenían muchas dificultades para sacar adelante las cosechas, porque la isla nunca ha tenido agua y los vientos hacían el resto-, vieron cómo quedaban sepultados once pueblos con sus respectivos cultivos.

Los campesinos descubrieron que la lava retiene la humedad. Hoy, el contraste de la verde vid rodeada de piedras que la protegen del viento es una nota característica del paisaje lanzaroteño

El parto del volcán había acabado por formar una nueva isla. Pero como la Naturaleza es sabia, pocos años después la vegetación surgió entre la lava. Y la sabiduría popular hizo el resto. Los campesinos descubrieron que la lava retiene la humedad, lo que es beneficioso para sus cultivos. Hoy, el contraste de la verde vid rodeada de piedras que la protegen del viento, con el suelo negro, es una de las impresiones más sensacionales del paisaje canario.

RECORRIENDO LA ISLA
La capital de Lanzarote es, desde el siglo XIX, Arrecife. Muy cerca se encuentraPuerto del Carmen, uno de los principales centros turísticos. Y entre ellas, el aeropuerto. En realidad, toda esta parte de la costa es muy turística, desde Costa Teguise, un poco al norte de la capital, hasta Playa Blanca, al sur, pasando por Urbanización Playa Honda, Puerto del Carmen, Playas del Papagayo (bonita sucesión de calas) y Playa Blanca.

La isla ofrece los paisajes más turísticos y los más bellos de las Islas Canarias

Arrecife y Puerto del Carmen fueron puertos pesqueros en su origen, y su máximo encanto aún está en las zonas donde hay barcas de pesca. Pero la capital espiritual de Lanzarote sigue estando en la Real Villa de Teguise, una ciudad situada en el interior y que ostentó la capitalidad desde el siglo XV hasta 1852, cuando sucumbió ante el impulso de Arrecife. Teguise fue el primer asentamiento civil y urbano de Canarias en el siglo XV. Ha sido, por lo tanto, la villa señorial y noble, donde debemos perdernos por sus calles empedradas para ir descubriendo sus palacios y casas señoriales. No en vano está declarada Conjunto Arquitectónico Histórico-Artístico. Hay que pasearla y sentarse en las plazas y cafés para hablar con los lugareños.

Desde Teguise se puede subir hasta la costa norte de la isla, para descubrir la otra zona turística, Playa de Famara. Pero yo recomendaría seguir hacia Haría: la carretera pasa por el interior y asciende suavemente hasta el punto más alto de la isla, las Peñas del Chache, de 670 m. La serpenteante bajada hasta Haría proporciona constantemente buenas vistas de la costa de levante, de pueblecitos como Arrieta Tabayesco o del propio Haría, con el volcán Corona al fondo.

Desde los miradores, Lanzarote proporciona panorámicas impagables

Y puestos a recomendar, el Mirador de Haría, desde donde el pueblo, con sus palmeras, parece un asentamiento norteafricano. O si se prefiere, desviaros ligeramente hacia la Cueva de Don Justo, colgada sobre los riscos de Famara, desde donde os espera una impresionante vista de la bahía de Penedo.

Seguimos la ruta hacia el norte para llegar al Mirador del Río. Abajo veréis las salinas del mismo nombre, una de las muchas que hay en toda la isla.
Pero lo verdaderamente impresionante de este Mirador es lo que tenemos enfrente: la Isla Graciosa, la mayor del archipiélago Chinijo. Chinijo es como llaman a los niños en Lanzarote, y así bautizaron a este grupo de islas menores que conforman un Parque Natural.

Desde los miradores, Lanzarote proporciona panorámicas impagables

La vuelta la podemos hacer por la costa, recorriendo el Malpaís de la Corona -Malpaís es otra de las palabras populares aquí, y se refiere a la tierra volcánica-. Ahí encontraréis dos de las atracciones de Lanzarote: los famosos Jameos del Agua y la Cueva de los Verdes, un impresionante laberinto de túneles que va desde el Monte Corona hasta el mar, a lo largo de 7 km.

Cueva de los Jameos del Agua. El interior de este tubo volcánico ha sido retocado por el hombre

La visita abarca sólo dos, pero son memorables, con pasos estrechos y bajos que obligan al visitante a agacharse y a hacer mil y una cabriolas. Pero no hay que preocuparse: no es peligroso y está bien iluminado. La excursión vale la pena y ofrece un baño de ilusiones ópticas. Finalmente, la carretera se adentra de nueva hacia el interior para llegar a Guatiza, donde nos espera la visita al Jardín de Cactus.

El jardín de cactus

SE LLAMA YAIZA
Era preciosa, como su nombre. Mucha belleza hay en Lanzarote y nuestra guía no es una excepción. Se llama Yaiza, nombre de una diosa indígena y también de la población considerada la más hermosa de Lanzarote. Yaiza tiene el honor de ser el municipio al que pertenece el Parque Nacional de Timanfaya, compartido, eso sí, con Tinajo, más al norte. Tinajo posee una floreciente agricultura gracias a la lava que se desparramó por su término municipal. En él encontramos la ermita de los Dolores, que alberga a la Virgen de los Dolores o de los Volcanes, patrona de Lanzarote, y una de las que goza de más fervor de toda Canarias. Según la leyenda, su manto protector hizo que se detuvieran los enormes ríos de lava que iban en dirección a Mancha Blanca.

Ruta de los Volcanes (Parque Nacional de Timanfaya)

Desde Tinajo nos adentramos en Timanfaya, para quedarnos ciertamente sorprendidos. Nada de lo que imaginaba fue suficiente. La realidad superó, con mucho, la imaginación. Una nueva recomendación: al atardecer hay que acercarse al pueblo de Femés, encaramado a lo alto de un collado, en las montañas que dominan Playa Blanca. La puesta de sol ofrece unos colores de la Montaña de Fuego increíbles: rojos oscuros, púrpuras… increíble.

Otra de las actividades propuestas en Timanfaya son los paseos en dromedario

Lanzarote aún se reservaba una última sorpresa, el Parque Natural de la Geria, donde se cultiva la vid en medio de campos negros. Yaiza, Uga y Tías conforman el trío de localidades del Parque. En toda esta zona abundan las bodegas, como en San Bartolomé. No se puede dejar Lanzarote sin probar adecuadamente el exquisito vino que ya glosó el mismísimo Shakespeare.

Parque Nacional de la Geria. Aquí se cultiva la vid en medio de campos negros

Cuando me marchaba de Lanzarote tuve de nuevo la sensación constante de que la isla está viva. De que algo sigue en ebullición en su interior, de que el paisaje que ví, seguramente no será el mismo que veré si vuelvo dentro de 30 años. Lanzarote está viva y navega a la deriva.
No me extraña que José Saramago, convertido desde hace muchos años en un lanzaroteño más, escriba en sus “Cuadernos de Lanzarote” que “… el espíritu entra en una especie de trance, crece, se dilata, va a estallar de felicidad. ¿Qué más resta, sino llorar?”.

Texto y fotos: Gonzalo Azumendi

GUÍA DEL VIAJERO

CÓMO LLEGAR
Spanair (www.spanair.com) e Iberia (www.iberia.es) son dos buenas opciones para volar a Lanzarote. Consultar por Internet las ofertas que ofrecen continuamente.

CÓMO MOVERSE
Lo mejor para moverse por la isla es alquilando un coche. Un vehículo pequeño y normal para cuatro o cinco días cuesta unos 25 euros.

QUÉ VER
Parque Nacional de Timanfaya (Tel. 928 840 057). Incluye la ruta por los volcanes en autobús. El parque es una de las mejores muestras de hábitat volcánico de Canarias. Un paisaje de apariencia lunar que ocupa una superficie protegida de 50 kilómetros cuadrados. Hay dos opciones de recorrerlo:
PASEO EN CAMELLO. En la carretera Yaiza-Tinajo, junto a la entrada meridional del parque, se organizan excursiones en dromedario por la ladera sur del monte Timanfaya. Las ruta dura hora y media.
RUTA DE LOS VOLCANES. Recorrido en autocar a través de los volcanes y extensos campos de lava que conforman el parque. En total, 15 kilómetros. Información: Tel. 928 840 238.

El legado de César Manrique:
Jameos del Agua (tel. 928 848 024). Los martes, jueves y sábados hay actuaciones folclóricas. Hay un restaurante que abre desde las 19 a las 23 h. Está en Haria. Fue la primera atracción arquitectónica diseñada por el artista en 1968.
Cueva de los Verdes (tel. 928 848 484). Al sureste del volcán Corona, César preparó los dos kilómetros de grutas que hoy se visitan. Situada junto a los Jameos del Agua.
Mirador del Río (Tel. 928 526 548). Horario de 10 a 18 h. Situado en una antigua posición de artillería, a 479 m de altura.
Jardin de cactus (Tel. 928 529 397)
Restaurante El Diablo. En el parque nacional de Timanfaya. Parte de la cocina recibe el fuego del volcán.

PLAYAS
Las mejores están ubicadas en el municipio de Yaiza: Playa Papagayo, Playa Blanca, Las Coloradas y Playa de Las Mujeres.
En la zona sur-sureste: son tranquilas y de aguas cálidas: Playa Honda, Guacimeta y los Pocillos.
Más al sur, calas más recogidas, ideales para la práctica del naturismo. Puerto del Carmen tiene una extensa y bonita playa. Al noroeste, se encuentra la playa Famara y al noreste, las playas de La Garina y Los Charcos. Las Conchas, en isla La Graciosa, justifica per se una excursión a esta isla.

DÓNDE DORMIR
Destacamos especialmente:
Meliá Salinas (Costa Teguise.Tel.: 928 59 00 40). La mano de César Manrique es la responsable del diseño de los jardines, de las piscinas, de los murales del vestíbulo y del restaurante.
Los Fariones Playa (Puerto del Carmen.Tel.: 928 51 34 00). Bien situado frente a la playa.
Hotel Las Salinas (Yaiza. Tel.: 928 83 03 25). Antigua mansión restaurada.

TURISMO RURAL
No hay tanta oferta como en otras islas: Para obtener Información y efectuar reservas: ACANTUR (Asociación Canaria de Turismo Rural). Tel.: 922 20 51 48. Asociación de Turismo Rural Isla Mítica. Teléfono: 928 81 16 54.
Destacamos:
Villa Romero. (La Geria. Teléfono: 928 84 57 23) Muy cerca del Parque Nacional del Timanfaya.
Caserío de Mozaga (San Bartolomé. Tel.: 928 52 00 60). En el centro de la isla, tienen un huerto donde se dedican a cultivar sus propias plantas autóctonas.
Casa Altavista (Teguise.Teléfonos: 928 84 57 23). Antigua casa de labranza, bellamente rodeada de cultivos.

GASTRONOMÍA
No destaca por ser una cocina muy elaborada, pero sí por su sencillez y por la calidad de sus productos, en especial del pescado, muy abundante en sus costas. Sus platos más típicos son el sancocho (pescado con escaldón de gofio); el queso de cabra, las papas arrugadas, la vieja (guisada con escama); el cherne; el tollo (secado y condimentado con mojo colorado) y la cabrilla; el cabrito frito y salsa verde son propios de la gastronomía de la isla.
Vino. La disposición de los pequeños cráteres de La Geria favorece la producción del famoso vino de esta isla, el vino de Malvasía. Algunas bodegas se pueden visitar, como las de El Grifo, con el Museo del Vino, una bodega del s. XVIII.

DÓNDE COMER
Los restaurantes más típicos de cocina local están lejos de los grandes centros turísticos.
La Era (Yaiza.Tel.: 928 83 00 16). Platos típicos insulares en una bella casa del siglo XVIII.
El Diablo (Montaña de Fuego. Tel.: 928 84 00 54). La carne se asa en una parrilla con el calor que emana del volcán.
El Sardinero (Puerto del Carmen Tel.: 928 51 19 33) pescado.
Castillo de San José. (Arrecife. Tel.: 928 81 23 21) especializado en cocina canaria.
Los Helechos. (Haría. Teléfono: 928 83 50 89) Especializado en comida autóctona, y situado en el punto más alto de la isla, por lo que las vistas que se disfrutan desde allí son excepcionales.

TURISMO ACTIVO
Senderismo
En Arrieta: Econatura (Tel.: 928 17 31 06).

Paseos a caballo
En Puerto del Carmen: Rancho Texas (Tel.: 928 17 32 47)
En Yaiza: Lanzarote a caballo: (Tel.: 928 83 03 14).

Paseos en barco
En Puerto del Carmen: Romero (Tel.: 928 84 20 70).

Submarinismo
Las aguas en Lanzarote son limpias y las temperaturas cálidas, lo que proporciona abundante fauna marina y paiajes acuáticos de indiscutible belleza, para deleite de aquellos que disfrutan con este deporte. Dada la amplia oferta de las isla, destacamos algunos centros, pero únicamente a modo orientativo:

En Playa Blanca
Centro de Buceo Las Toninas
(Tel.: 928 51 73 00)
En Puerto del Carmen:
Centro de Buceo Atlántico (Tel.: 928 51 07 17), Diwa Lanzarote (Tel.: 928 51 14 02) y Barrakuda Club (Tel.: 928 51 27 65).
En Costa Teguiste
Calipso Diving (tel.: 928 59 07 79).
En La Santa
La Santa Sport Diving
(Tel.: 92 59 99 95).

Golf

18 hoyos en Teguise: Golf Costa Teguiste (Tel.: 928 59 25 12).

QUÉ COMPRAR
Sin lugar a dudas, la cestería, estrella de la isla; los productos artesanales de alfarería, piedras volcánicas pulimentadas, y las rosetas, confeccionadas con encaje.
En Haría: cestería y cerámicas, bordados, rosetas y los cuadros realizados en arena y olivina.
En Teguise: artesanía local que se encuentra a la venta en el mercadillo popular de los domingos.

MÁS INFORMACIÓN
Patronato Insular de Turismo de Lanzarote.
www.turismolanzarote.com

Fundación César Manrique. www.fcmanrique.org

Turismo y reservas de hoteles: www.lanzarote.com

 

leer más