Con el otoño llega a Mallorca uno de los mejores momentos de disfrutar del cicloturismo, destino de referencia para los amantes de esta práctica deportiva durante todo el año, gracias a su orografía, su agradable clima mediterráneo y a toda una infraestructura creada para satisfacer la demanda del ciclista.

Para que la práctica de ciclismo en la isla se desarrolle de la manera más segura posible y mejorar la experiencia del ciclista, el Consell de Mallorca ha creado el Plan de Vías Ciclistas (PVCM) que clasifica carreteras y caminos en vías no recomendadas, vías aptas y vías preferentes según el grado de seguridad y tránsito. Basada en esta división la entidad ha elaborado varios grupos de itinerarios con diferentes grados de dificultad.

Faro de Formentor. La ruta del Faro de Formentor (A2), con nivel de dificultad media, tiene como objetivo el espectacular faro de Formentor, situado sobre el acantilado más septentrional de la isla. Comienza en la localidad de Alcudia hacia el Puerto de Pollença bordeando el litoral de la bahía de Pollença y la Reserva Natural de s´Albufereta. Del puerto se dirige al Faro de Formentor a través de una de las carreteras más panorámicas de la isla. El itinerario continúa por el camino Vell de Campanet, en el que se encuentra el Monumento Natural de ses Fonts Ufanes, las cuevas de Campanet y el oratorio de Sant Miquel.

La carretera de sa Calobra. La ruta de sa Calobra (A4), con nivel de dificultad muy alta es solo apta para deportistas entrenados, objetivo preferente para miles de ciclistas europeos y llega hasta uno de los mitos de la Serra de Tramuntana, la carretera de Sa Calobra. Alcudia es el punto de partida y, dejando atrás la localidad de Pollença, comienza el ascenso del primer puerto de montaña, Coll de Femenia siguiendo por Escorca y el coll de Cals Reis, que da pie a un vertiginoso descenso hasta el puerto de Sa Calobra, ubicado junto al Monumento Natural del torrent de Pareis.

Andratx. La ruta de Andratx (C1), con nivel de dificultad fácil, es la ruta más asequible que conecta la costa de Calvià con diferentes aldeas entre las que destaca el núcleo de s´Arracó y su arquitectura modernista y los pueblos de Calvià y de Capdellà, con muestras de arquitectura tradicional. La vuelta se realiza por la costa permitiendo conectar al ciclista por zonas turísticas cosmopolitas como el puerto de Andratx, Peguera y Santa Ponça.

Son Carrió. A través de la ruta de Son Carrió (M3), con nivel de dificultad alta, se accede a dos de los miradores más privilegiados de la isla situados en las sierras de Levante, la ermita de Betlem (Artà) y el santuario de Sant Salvador (Felanitx). La ruta se inicia en Cala Millor y llega a la ermita de Betlem a través de los pueblos de Son Servera y Artà tras superar un pequeño puerto de montaña, coll des Pescadors. El itinerario continúa por vías secundarias con poco tránsito continuando por Manacor y Felanitx, donde comienza la subida a Sant Salvador, de 5km y una pendiente del 7%. El regreso se realiza por carreteras cercanas al litoral de levant, pasando por Porto Cristo, uno de los principales atractivos turísticos de la isla debido a la presencia de las famosas cuevas del Drac.